En 1989 “Piss Christ” hizo su debut como una de las piezas más controvertidas del siglo XX. Era tan controvertida, que de hecho, provocó un debate en el Congreso de los Estados Unidos sobre la financiación pública de las Artes. En 2011, se expuso en Francia y fue atacada por un grupo de fundamentalistas católicos franceses.

En 2012, formó parte de la Exposición en Nueva York que celebraba los 25 años de la trayectoria artística de Andrés Serrano. Una vez más, causó un gran revuelo en la comunidad cristiana a la que Serrano replicó: “En retrospectiva, yo diría que Piss Christ es un reflejo de mi trabajo, no sólo como artista, sino como cristiano”

La religión siempre ha sido un tema de controversia dentro y fuera del arte. El artista sostiene que como cristiano quiere que los espectadores analicen porqué se sienten molestos por la pieza.

¿Creéis que el artista tenía derecho a expresarse así, incluso si eso significa ofender a algunas personas?

Para saber más:
The Guardian: Andres Serrano’s controversial Piss Christ goes on view in New York