Cuando miro esta fotografía veo un mar de mantas, de cuerpos hacinados que intentan calentarse con ellas y el calor de sus cuerpos. Dobleces y contornos que parecen olas, como el Mediterráneo convertido en Mare Mortum… Al menos están vivos, me consuelo, pensando en los campos de Grecia e Italia. Pero este es un mar agitado: la imagen es del Campo de concentración y refugiados de Bram, en la región de Languedoc-Roussillon.

Francia se vio colapsada desde febrero de 1939 para acoger a cerca de 500.000 personas que huían de la guerra, de la miseria o de las represalias del vencedor… ¿te suena? Francia hoy es Grecia y España, Bram o Gurs hoy son Lesbos y Lampedusa. El miedo al rojo, hoy es el miedo al extranjero y más si es árabe…

Agustí Centelles estuvo en este campo entre el 1 de Marzo y el 13 de Septiembre de 1939. Escribió un diario que se completa con 600 imágenes aprox. Una crónica contra el olvido que más de 75 años después me hace preguntarme: ¿Es que no hemos aprendido nada?

Detalle de fotografía
Agustí Centelles i Ossó, 1939
Museu Nacional d’Art de Catalunya